Gestión de Compras tiene una dilatada experiencia en el diseño, desarrollo y fabricación de piezas y partes mediante forja en caliente


Generalmente, el forjado en caliente es el proceso de fabricación y conformación de metales a través del martilleo, prensado o laminación. La forja en caliente implica una deformación de metal a una temperatura y a una tensión tal que la recristalización del material se produce simultáneamente con la deformación, evitando así el endurecimiento. Para esto, la temperatura de la pieza debe de mantenerse durante todo el proceso.

El procedimiento del forjado en caliente es relativamente sencillo. El metal en bruto (en forma de barra o lingote) se calienta a la temperatura idónea para su trabajo y así mejorar la ductilidad. A continuación, el material se comprime o se martillea para darle la forma de la pieza deseada. Como parte del proceso, se produce un exceso de material (rebabas) que deben ser eliminadas en un paso final de acabado, además, las piezas producidas por este método generalmente requieren un proceso de mecanizado.

Hay una amplia variedad de procesos que pueden clasificarse dentro de la definición de forja en caliente, algunos de esos procesos son forja libre o de matriz abierta, forja cerrada, laminación de anillos, forja en templado y forjado isotérmico. El forjado isotérmico es un proceso especial de forjado donde el material y los troqueles son calentados a la misma temperatura.

Ventajas de la Forja en Caliente sobre la Forja en Frío

  • Eliminación de impurezas químicas
  • Mejora de la ductilidad
  • Mejora de la homogeneización
  • Precisión en el moldeo
  • Formas complejas
  • Resistencia al agrietamiento
  • Permite fabricar partes pesadas y de gran volumen

Mediante este proceso se puede producir una amplia variedad de piezas las cuales son utilizadas en cantidad de sectores, tales como en el sector aeroespacial (motores de aeronaves, fuselajes, equipos auxiliares…), automoción (juntas, chasis, cigüeñales...), eléctrico, maquinaria y equipamiento, herramientas de mano e industriales, construcción, minería, fontanería (accesorios de tubería, válvulas, bridas…) construcción naval, ferroviario…

Además, prácticamente todos los metales pueden ser forjados, los materiales más comunes son acero, acero inoxidable, aluminio, cobre, latón, bronce, hierro, níquel, titanio, magnesio, ...
Empresas que confian en nosotros:

               

Soluciones Globales y Gestión de Compras S.L.

Mapa del sitio | Aviso legal | Protección de datos | Suscribirse

Suscríbete a nuestra lista de correo